51.- PÉRDIDA DE AUDICIÓN (LA SORDERA)

Síntomas: Incapacidad de oír bien, especialmente los tonos agudos. Perdida de audición. Imposibilidad de oír conversaciones, especialmente cuando hay mucho ruido ambiental. Estar siempre preguntando a los demás que han dicho. Problemas con los sonidos de frecuencias altas. Sensación de presión en el oído. Sensación de mareo.

Tipos: Sordera temporal. Sordera permanente.

Causas de la sordera temporalTapones en los oídos. Algún objeto extraño en el interior del oído. Golpes en los oídos. Cambios de presión. Infecciones en el oído. 

Causas de la sordera permanente: Edad. Otosclerosis (esclerosis o endurecimiento de los tejidos del oído interno. Enfermedad de Méniere (trastorno en el oído interno). Tumores en los oídos. Tímpano perforado. Consumo de drogas. Exposición demasiado prolongada al ruido fuerte. Otras enfermedades (colesterol, hipertensión, esclerosis múltiple, diabetes, enfermedades renales, artritis reumatoide, etc.).

Suplementos: Ginkgo biloba. Vitamina A. Vitamina C. Vitamina D. Lecitina de soja.

DIETA: 

Alimentos ricos en vitamina B1: Judías. Espárragos. Guisantes. Envidias. Avena. Coles de Bruselas. Uvas. Espinacas, etc.

Alimentos ricos en vitamina A: Espinacas. Zanahoria. Berros. Albahaca. Calabaza. Cilantro. Espárragos. Pimientos. etc. 

Alimentos ricos en magnesio: Moluscos (berberechos, ostras, almejas, etc.). Leche y productos lácteos. Huevos. Mariscos. Pescados (blancos y azules). Carnes (especialmente ternera, pero mucho mejor pavo, pollo y cordero). Frutos secos y frutas deshidratadas. Cereales. Pan integral. Legumbres. Verduras y hortalizas. Frutas. 

Alimentos ricos en potasio: Algas. Hierbas aromáticas y especias secas. Cacao puro en polvo. Legumbres. Frutas secas. Semillas. Frutas secos. Espinacas. Borraja. Acelgas. Aguacate. Papas. Ñame. Crucíferas. Setas. Ajo y jengibre frescos. Zanahorias. Calabaza. Cítricos. Kiwis. Frambuesas. Grosellas. Melocotones. Manzanas. Etc.

 

Anuncios

50.- ALIMENTOS CON PROPIEDADES PREVENTIVAS Y AYUDA CONTRA EL CÁNCER

En la dieta de prevención y ayuda contra el cáncer deben potenciarse las verduras y frutas, preferentemente crudas o en cocciones suaves (hervidas, al vapor, purés, sopa…). Tampoco deben faltar los alimentos básicos de la dieta saludable, que serán aquellos que proporcionen energía, proteínas y grasas esenciales.

Como alimentos energéticos y nutritivos, se recomiendan: brócoli, zanahorias (crudas y cocidas), espinacas, aguacate, semillas de lino o de chía, papas, batatas, nueces, aceite  virgen, etc.

Los lácteos son una buena fuente proteica, pero no son aconsejables debido a que podrían estimular factores de crecimiento y por lo tanto la proliferación de las células cancerígenas.

Alimentos NO recomendados para el cáncer: Carne roja y carne procesada. Ultraprocesados con azúcares y harinas procesados (chocolatinas, yogures de sabores, snacks, bollería). El pan es aconsejable no consumirlo diariamente. Evitar el exceso de sal (retiene líquidos; lo importante es estimular la diuresis para eliminar los tóxicos de la quimioterapia o del organismo). Grasas malas (fritos, bollería, margarina con grasas trans).

Alimentos con principios naturales recomendables en la prevención y ayuda contra el cáncer: Nueves de Brasil. Arándanos, moras. Aguacate. Uvas pasas. Alcachofas. Soja (en el caso del cáncer de mama, la soja no es recomendable ya que, aumenta los estrogenos). Tomate. Algas. Guanábana. Remolacha. Pimientos rojos. Granada. Manzanas, melocotones, melones y té contienen catequinas y otros componentes antioxidantes, que protegen el sistema digestivo).

La clorofila es un pigmento vegetal de color verde que, según numerosos estudios, inhibe el crecimiento de células cancerosas y previene el cáncer (carcinogénesis). La clorofila también puede ser capaz de neutralizar algunos compuestos carcinogénicos presentes en carnes, granos mal conservados, y algunas comidas ahumadas o hechas en la barbacoa. Todas las verduras son ricas en clorofila, especialmente las de color verde intenso: espinacas, acelgas, ortigas, borrajas, verdolaga, etc., y todas las que pertenecen a la familia de las crucíferas. 

Otras verduras y frutas beneficiosas en el cáncer son: La batata (por su alto contenido en tocoferol y betacarotenos estimula el sistema inmunitario). Los cítricos (por su riqueza en vitamina C y en pectina, que tiene un poder protector del sistema digestivo). Pitahaya o pitaya (posee betacianinas, un pigmento de color púrpura con propiedades anticancerígenas).  

81.- SEQUEDAD CUTÁNEA

La sequedad es uno de los principales problemas que puede deteriorar el estado de la piel, siendo responsable de numerosas anomalías como arrugas, aspereza, granos. Un cutis seco puede acelerar el envejecimiento de la piel.

Síntomas: Piel reseca. Escamas en la piel. Piel con poros abiertos. Granos en la piel. Acné. Piel áspera. Piel con grietas. Estrías en la piel. Piel irritada. Piel arrugada. Exfoliaciones. Etc.

Causas: Envejecimiento. Excesiva sequedad ambiental. Factores hereditarios. Resultados de alguna enfermedad. Factores químicos. Alimentación. 

REMEDIOS PARA LA PIEL SECA

Fitoterapia: Usaremos plantas humectantes (que proporcionan o ayudan a conservar la humedad adecuada de la piel), plantas antiinflamatorias (para reducir la irritación de la piel), y plantas nutritivas (que proporcionan aquellos nutrientes adecuados para la salud de la piel). Aguacate. Caléndula. 

Aceites y pulpa de frutas: Aceite de argán. Aceite de maíz. Uva. Melocotón. Melón. 

Alimentos ricos en omega-3: Aguacate, nueces, semillas de calabaza, semillas de girasol, almendras, avellanas, nueces de Brasil, pistachos, sésamo (sin freír y sin sal). Semillas de chia, semillas de lino… Pescado azul. 

Alimentos antioxidantes ricos en vitamina C.: Pimientos. Kiwis. Escaramujo. Brócoli. Rúcula. Cítricos. 

Alimentos ricos en betacarotenos: Frutas y verduras de color naranja (zanahorias, calabazas, mangos, melocotones, nectarinas, nísperos, papaya, caquis, albaricoques…). Vegetales de hoja verde (espinacas, brócoli, borrajas, acelgas…).

Vitaminas y minerales necesarios para la piel: Zinc. Vitamina del grupo B. Vitamina C. Vitamina E.

80.- PRIORIDADES DE SALUD DE LA PERSONA AL ENVEJECER

El envejecimiento supone cambios físicos, mentales y sociales. Las medidas de prevención y las prácticas correctas para cuidar la salud, iniciadas a edades cuanto más tempranas mejor, siguen siendo las mejores estrategias disponibles para atenuar los efectos del envejecimiento.

Las acciones consisten en intervenciones que retrasen la manifestación de enfermedades que dependen de la edad y de otros cambios adversos relacionados que no se definen propiamente como enfermedades. 

Los principales factores que nos van a ayudar a tener un envejecimiento saludable son: 

Actividad física: Reduce los riesgos de padecer enfermedades como la osteoporosis, caídas, hipertensión, enfermedad isquémica del corazón y accidentes cerebro-vasculares. También nos ayuda a reducir el estrés y favorece la salud mental.

Nutrición: Máxima importancia en los factores de riesgo de la desnutrición y la deshidratación en la edad  avanzada, debiéndose tomar medidas de prevención. Por ejemplo, son factores de riesgo las dietas altas en sal y un consumo excesivo de alcohol. Hay que seguir una dieta natural, rica en fruta y verdura y baja en grasas animales. Recordar que las personas mayores tienen necesidades nutricionales especiales y que son muy vulnerables a la desnutrición. 

No fumar: Fumar causa enfermedades cardíacas, importantes enfermedades respiratorias y varios tipos de cáncer como el de pulmón, garganta, vejiga y boca.

Enfermedades cardiovasculares

Depresión

Hipertrofia prostática benigna

Antioxidantes

Equilibrio del pH

Equilibrio hormonal

Hipertensión arterial

La obesidad

La diabetes

El colesterol elevado

Sedentarismo

Dieta saludable

79.- HIPERACTIVIDAD EN LOS ADULTOS

Los síntomas de la hiperactividad adulta son similares a la hiperactividad infantil, como son falta de atención, impulsividad y hablar mucho o moverse mucho. En el adulto puede aparecer con trastornos derivados de la enfermedad primaria, como por ejemplo, dificultad para las relaciones sociales, laborales o de pareja. 

SÍNTOMAS: Baja autoestima. Problemas de concentración. Poca memoria, despistes habituales. Desorganización, desorden. Falta de autodisciplina. Impulsividad y comportamiento inadecuados. Inquietud mental. Depresión. Problemas con drogas. Manifestar observaciones inadecuadas. Problemas de pareja. 

Suplementos nutricionales para la hiperactividad: Ácidos grasos esenciales (ácido linolénico y ácido linoleico). Calcio y magnesio. Espirulina. Polen. Lecitina de soja. Levadura de cerveza. Triptófano. Vitamina E.

Plantas medicinales: Ginkgo biloba. Valeriana. Lúpulo.

Dieta recomendada para la hiperactividad: Alimentos que nutran el sistema nervioso y musculoesquelético ( Carbohidratos de absorción lenta. Alimentos ricos en triptófano. Grasas esenciales Omega 3. Dieta rica en calcio y magnesio. Vitamina B1. Vitamina C.

Evitar los siguientes alimentos: Azúcares simples (golosinas, bollería, caramelos con azúcar. etc.). Colas con gas. Estimulantes (bebidas con cafeína).

Alimentos recomendados: Legumbres. Cereales integrales, arroz, papa, castañas,batata, quinoa, trigo sarraceno, etc. Pan integral (de centeno, de semillas). Cereales integrales en el desayuno. Pastas integrales o mezcladas con verduras. Aceite de oliva extra virgen. Frutos secos. Leche. Yogures o kéfir. Queso fresco. Bebida de soja con calcio y vitamina B12. Huevos. Pescado azul. Pescado blanco. Carnes blancas. Frutas de todo tipo, especialmente las que son ricas en vitamina C. Verduras de todo tipo, especialmente las de colores vivos y verde intenso. Agua. Infusiones sin teína. Café descafeinado. Refrescos sin gas. Bebidas isotónicas, colas sin gas.

Alimentos no recomendados: Snacks. Papas fritas de bolsa. Bollería industrial (palmeras. donuts, croissants, churros, etc.). Aceite refinado. Mantequilla. Exceso de frutos. Frutos secos fritos o con azúcar. Gran cantidad de frutos secos. Quesos muy grasos. Flanes, natillas, nata, crema de leche, leche condensada. Carne roja y embutidos. Zumos industriales.Golosinas. Colas con gas. 

46.- LA ALBAHACA

USO INTERNO DE LA ALBAHACA: 

Digestivas (favorece la buena digestión). Aperitiva (abre el apetito). Antivomitiva (vómitos o malestar intestinal). Problemas nerviosos (lo refuerza y tranquiliza sus manifestaciones adversas en el estómago). Mal de altura (al mejorar la circulación evita el mal de altura o lo mejora). Hipertensión (por su contenido en potasio, calcio y magnesio). Antioxidante (contrarresta los radicales libres del organismo). Problemas neurológicos (ayuda a prevenir el daño que pueda producir los radicales libres en el cerebro). 

USO EXTERNO DE LA ALBAHACA:

Bucal (problemas en la boca, como inflamaciones, llagas o mal aliento). Tónico capilar (fortalece el cabello y contribuye a preservarlo de la caída). Acné (las compresas con infusiones de albahaca mejora el acné).

Existen muchas variedades de albahaca, algunas de ellas NO aptas para el consumo. La no comestible es la que se suele utilizar en jardinería con propiedades insecticidas. 

Para cocinar sólo utilizar albahaca de hojas anchas, la que se vende como comestible y no la de jardinería. Es una de plantas aromáticas más emblemáticas de la cocina italiana. Utilizar este hierba resulta altamente nutritivo. Es muy rica en calcio (unos 10 g. de albahaca contiene 100 mg. de calcio, la misma cantidad que nos aporta un vaso de leche). Contiene mucho potasio y es muy rica en tiamina.

En dosis alimentarias normales no produce efectos secundarios. Aunque no es habitual, puede producirlos en algunas personas (Dermatitis de contacto. Dolor de cabeza – en altas dosis. Desórdenes digestivos – en personas que padezcan enfermedades intestinales, como síndrome de Crohn o colon irritable. 

CONTRAINDICACIONES: Durante el embarazo y la lactancia (El estragol puede provocar contracciones uterinas. No se conoce la seguridad de los tratamientos con albahaca durante la lactancia; sus componentes pueden pasar al bebé a través de la leche materna y provocar efectos no deseados en el niño). En caso de cirugía no tomar albahaca antes de ella ni en el postoperatorio, porque puede afectar al proceso de coagulación. 

INTERACCIONES: Se recomienda que las personas que toman medicamentos consulten previamente con un médico antes de tomar tratamientos con esta hierba. Puede potenciar el efecto de los medicamentos para la hipertensión y con fármacos anticoagulantes, como el acenocumarol (Sintrom) o la warfarina.

 

 

45.- MALA CIRCULACIÓN EN LOS PIES

Síntomas: Menos graves (pesadez en los pies, dolor, hinchazón, pies fríos, hormigueo, calambres en los dedos, uñas en mal estado, etc.). Más graves (úlceras o llagas en los pies, sabañones, dificultad en el desplazamiento, calambres dolorosos, etc.). Muy graves (pies morados, flebitis, claudicación intermitente – se refiere al estrechamiento de las arterias de las piernas – ).

Causas: Enfermedades (obesidad, diabetes, colesterol…). Sedentarismo. Permanecer de pie muchas horas. Dieta inadecuada. Tabaquismo. El frío. El estrés. 

Alimentos buenos para la circulación: RICOS EN SALICILATOS. Alimentos con niveles muy altos en salicilatos (pimienta de Cayena, canela, regaliz, orégano, tomillo, salvia…). Alimentos con niveles altos en salicilatos (ajo, cebolla, hinojo, limón, ginseng, apio, perejil, pimentón, pimienta negra, cardamomo. jugos de frutas naturales, ciruelas pasas, uvas pasas, frambuesas…). Alimentos con niveles bastante altos en salicilatos (jengibre, chile, clavo, estragón, vinagre, albahaca, aceitunas verdes, nuez moscada, pimientos, zanahorias, soja, piñas, naranjas, plátanos…). RICOS EN GRASAS INSATURADAS (grasas buenas). Aceite de oliva, aceite de cacahuete, aceite de pescado, aceite de semillas de girasol, aceite de soja, aceite de avellana… RICOS EN POTASIO. Almendras, nueces, pistachos, espinacas, acelgas, aguacates, ajo, romero, tomillo, algas, guisantes, garbanzos, guisantes… ALIMENTOS RICOS EN FIBRA SOLUBLE Y NO SOLUBLE.

Alimentos perjudiciales para la circulación:  RICOS EN COMPONENTES COAGULANTES. Ricos en vitamina K (la alfalfa). De origen vegetal, especialmente, las verduras y hortalizas de color verde oscura; en general todas las crucíferas. RICOS EN GRASAS SATURADAS Y GRASAS TRANS. ALIMENTOS RICOS EN SODIO.

Suplementos que ayudan a mejorar la circulación: Ácido fólico (vitamina B). Vitamina A. Vitamina C. Vitamina E. 

Minerales adecuados para una mejor circulación: Calcio y magnesio. Selenio. 

Otros suplementos: Hongo maitake. Lecitina de soja. Espino blanco, Jengibre.