23.- TÉRMINOS MÁS COMUNES EN LA DIABETES (Primera parte)

Alimentación equilibrada: Se llama dieta normal equilibrada a la comida de toda un día (y todos los días) que contiene todos los nutrientes básicos en una proporción adecuada para las necesidades del organismo. Por lo tanto, tiene que ser variada en sus componentes y con la cantidad suficiente (no más) para mantener el normopeso.

Almidón: Es otra manera de nombrar a los hidratos de carbono complejos (lo contienen el pan y los cereales integrales, la pasta, las verduras…).

Azúcares de absorción lenta: Son hidratos de carbono que están presentes en algunos alimentos y que al descomponerse en elementos más simples quedan en forma de azúcares de estructura química compleja, pasando del tubo digestivo (intestino) a la sangre de forma muy lenta. Por ejemplo: el arroz, las legumbres…

Azúcares de absorción rápida: Son hidratos de carbono que están presentes en algunos alimentos. Su estructura química es simple y una vez en el tubo digestivo pasan a la sangre de forma rápida. Por ejemplo: la miel, la fruta…

Células beta pancreáticas: El páncreas lo forman diferentes tipos de células claramente diferenciadas. Las células beta son el tipo de células que hay en el páncreas encargadas de la fabricación de insulina.

Cetonuria: Nivel de acetona en orina.

Coma hipoglucémico: Es la situación de pérdida de conocimiento a causa de una hipoglucemia grave.

Control glucémico: Se entiende por control glucémico a todas las medidas que facilitan mantener los valores de glucemia dentro de los limites de la normalidad.

Descompensación diabética: Es la situación que aparece cuando existe una hiperglucemia grave y sostenida. En la descompensación diabética hay una serie de síntomas: mucha sed, fatiga, aumento de la emisión de orina, glucosuria muy positiva, cetonuria, nauseas y vómitos, generalmente con dolor abdominal y glucemia alta (a veces muy alta).

Dislipemia: Alteración de los niveles de lípidos (colesterol y triglicéridos) en la sangre.

Efecto hipoglucemiante: Capacidad que tiene lagunas actividades (por ejemplo, el ejercicio físico) o algunas sustancias (por ejemplo, la insulina) para que disminuyan los valores de glucosa en sangre.

Féculas: Al igual que los almidones, se trata de otra manera de nombrar a los hidratos de carbono complejos (lo contienen el pan y los cereales integrales, la pasta, las verduras…).

Glucagón: Hormona del aparato digestivo, segregada en el páncreas y que tiene la función inversa de la insulina, es hiperglucemiante.

Glucemia: Nivel de glucosa (azúcar) en sangre.

Glucosa: Es el producto final del metabolismo de los hidratos de carbono, constituyendo la principal fuente de energía de los organismos vivos. Su utilización es controlada por la insulina.

Glucosuria: Presencia de glucosa en la orina, en especial cuando la concentración es alta.

Grasas o lípidos: Es otro de los nutrientes importantes que al igual que los hidratos de carbono sirve para darnos energía, sobre todo cuando ya hemos agotado la aportada por los hidratos de carbono. Esto ocurre cuando estamos consumiendo mucha energía (trabajos o ejercicios intensos) o por falta de ingerir hidratos de carbono (no comer, ayunar…). Cuando no hace falta y la tenemos en exceso, el organismo la almacena (depósitos de grasa) y aparece el sobrepeso u obesidad. El aporte diario recomendado es de un 25-30% del total de calorías diarias. Un gramo de lípidos tiene un valor calórico de 9 Kcal.

Grasas insaturadas: Un tipo de grasas, que son beneficiosas, pues previenen la aparición de enfermedades cardiovasculares. Son el tipo de grasas que se recomienda consumir (15% del total de calorías diarias). Se encuentran fundamentalmente en el aceite de oliva, aguacates y frutos secos.

Grasas saturadas: Otro tipo de grasas, a las que se han relacionado con las enfermedades cardiovasculares, y por tanto se recomienda restringir su consumo (no más de un 7% del total de calorías diarias). Se encuentran fundamentalmente en la grasa de origen animal.

Hemoglobina glicosilada: La hemoglobina es un componente de la sangre vinculado a los hematíes (glóbulos rojos) y a su color rojo. La hemoglobina reacciona con la glucosa circulante formando un complejo bastante estable (HbA1, o HbA1C). Si medimos la hemoglobina glicosilada, el resultado obtenido reflejará la glucemia media existente durante el periodo aproximado de las ocho semanas previas a su determinación.

Hidratos de carbono (o glúcidos): Es uno de los tres nutrientes importantes que necesitamos para vivir porque nos aporta energía. Es la primera energía que consumimos cuando andamos. Se conocen dos tipo de hidratos de carbonos: los complejos (almidones o féculas) que se encuentran fundamentalmente en los cereales (sobre todo integrales), legumbres, verduras y hortalizas… y los simples o de absorción rápida (azúcares) que se encuentran en las frutas, miel, leche y derivados… Todos estos alimentos elevan los niveles de glucemia en sangre considerando que los complejos la elevan menos que los hidratos de carbono simples. Representan entre 55-60% del valor calórico total. El aporte diario recomendado es de un 55-60% del total de calorías diarias. Un gramo de hidratos de carbono tiene un valor calórico de 4 Kcal.

Hiperglucemia: Situación en la que los valores de glucosa en sangre (glucemia) están por encima de lo normal.

Hipoglucemia: Situación en la que los valores de glucosa en sangre (glucemia) están por debajo de lo normal.

Índice de masa corporal o IMC: Es un valor que sirve para medir y diagnosticar la obesidad. Se obtiene dividiendo el peso de un individuo entre su talla en metros al cuadrado. Ejemplo: 80 kg / (1,7m)2 = 80 / 2,89 = 28 IMC=238. El resultado de este parámetro clasifica la obesidad en: Normopeso (si IMC entre 20 y 25). Sobrepeso (si IMC mayor de 25 hasta 30). Obesidad (si IMC mayor de 30 hasta 35).

Insulina: La insulina es una hormona secretada por el páncreas, que fomenta el almacenamiento de la glucosa en el hígado, en el músculo esquelético y en el tejido adiposo.

Macroangiopatía diabética: Es un grupo de alteraciones de la arterias producidas por acúmulo de grasa o de otras sustancias como calcio que van obstruyendo poco a poco dichos vasos. Es la complicación más grave de la diabetes 2.

 

(Información extraída del folleto Términos más comunes en la diabetes, editado por HOSPITALES SAN ROQUE)

 

Anuncios