31.- LOS ACUFENOS, TINNITUS O ZUMBIDOS EN LOS OIDOS

Como mejorar los síntomas:

  • Reducir la obesidad y el colesterol.
  • Mejorar los hábitos alimentarios.
  • Proteger los oídos contra los ruidos fuertes.
  • Evitar el uso de aspirina o similares.
  • Técnicas de relajación.
  • Acupuntura.
  • Reflexoterapia.

Suplementos de plantas medicinales

  • Lecitina de soja.
  • Ginkgo.

Vitaminas

  • Niacina (Vitamina B3).
  • Vitamina C.

Minerales

Magnesio. Zinc. Calcio.

Alimentos recomendados

Ajo. Aceite de germen de trigo. Semillas de girasol. Cebollas. Levadura de cerveza.

Alimentos ricos en vitaminas y minerales para el tinnitus.

Alimentos ricos en vitamina B: Carnes blancas, huevos, pescado. Legumbres, frutos secos, semillas, germinados, granos.

Alimentos ricos en antioxidantes: Las crucíferas (coles, coles de Bruselas, nabos, rábanos…). Kiwi, pimientos, mandarinas, naranjas, frambuesas…

Alimentos ricos en zinc: Espinacas, apio, espárragos, borrajas, higos, papas, berenjenas, pepinos…

Alimentos ricos en potasio: Platanos, nueces, papas…

Anuncios

30.- DOLOR EN LOS HUESOS

Prevención del dolor de huesos: Reducir peso. Practicar el ejercicio correcto. Evitar llevar pesos. Prescindir de tacones altos. Evitar las posturas y los movimientos incorrectos. Diagnosticar precozmente los problemas físicos que pueden ocasionar dolores de huesos. 

Tratamiento del dolor de huesos:

  • Fitoterapia: Romero. Jengibre. Abedul. Emplastos de patatera o col. Masaje con aceite de manzanilla o romero.                                                                            
  • Alimentos ricos en omega-3: Pescados azules (sardinas, caballas, arenques, atún…). Alimentos vegetales (semillas de chía, lino, nueces, frutos secos en general…).
  • Alimentos ricos en proteinas: Vegetales (legumbres: garbanzos, alubias, lentejas, guisantes, habas…). Evitar el exceso de proteína animal.
  • Alimentos con fitoestrógenos: Soja. Tofu. Brotes germinados (soja, alfalfa…).
  • Alimentos ricos en calcio: Leche. Frutos secos. Legumbres. Verduras (las crucíferas: col, brócoli, coles de Bruselas, coliflor…). Otros vegetales (higos secos, almendras, ajos, cebollas, castañas, coco, manzanas, peras, mangos, plátanos, aguacates…)
  • Alimentos ricos en magnesio (avena, lechuga, espárragos, trigo, calabaza, papa, melocotón, guisantes, lentejas, ciruelas, avellanas, nueves…). Alimentos ricos en potasio (plátano…). Alimentos ricos en vitamina K (verduras de color verde intenso, como las coles).
  • Minerales para los huesos: Calcio. Boro. Magnesio. Manganeso. Zinc…
  • Vitaminas para los huesos: Suplementos de vitamina D y suplementos de vitamina C.                                                                          

29.- LOS ANTIOXIDANTES

Para evitar la aparición de los radicales libres tenemos que tener en cuenta dos factores:

A) Evitar aquellos elementos externos que aumentan el número de radicales libres (drogas, tabaco, alcohol, detergentes, insecticidas, herbicidas, jabones industriales, polución de fábricas, humos de coches, el estrés, ciertos alimentos de origen animal, etc).

B) Cambiar los hábitos alimentarios: Una alimentación rica en productos vegetales, capaces de proporcionar aquellos principios que neutralizan sus efectos perniciosos.

Principales antioxidantes:

  • Los betacarotenos (precursor de la vitamina A). Es un pigmento vegetal que, una vez ingerido se transforma en el hígado y en el intestino delgado en vitamina A. Alimentos ricos en betacarotenos: la verdolaga, la zanahoria, las espinacas, el berro, la borraja, la albahaca, la calabaza, el tomate, el espárrago, el diente de león, etc.).
  • Vitamina C. Además de su importancia como antioxidante, esta vitamina es importante para la adecuada absorción del hierro, del calcio o de otros elementos como los aminoácidos. Alimentos ricos en vitamina C (los pimientos, el escaramujo, los cítricos – naranjas, limones, pomelos, etc. -).
  • Licopeno: El tomate es el alimento vegetal que contiene mayor cantidad, localizándose en la piel y dándole el color rojo que tienen. Tiene propiedades preventivas contra el cáncer.
  • Glutatión: Es un elemento muy adecuado en la eliminación de las toxinas del cuerpo, especialmente de los metales pesados, que producen deterioro del organismo por acumulación de los mismos. Aparece en mayor cantidad en los brócolis. Otros alimentos ricos en este componente: el ajo, la papa, las espinacas, el maíz o la verdolaga.
  • Clorofila: Es uno de los mejores antioxidantes, capaz de neutralizar los efectos negativos de los radicales libres en el organismo. Evita muchas enfermedades degenerativas.
  • Vitamina E: Protege las membranas celulares de la oxidación mediante la protección de sus ácidos grasos. La encontramos, por ejemplo, en: la verdolaga, los espárragos, la lechuga, los guisantes, las nueces, el aguacate, el germen de trigo o las semillas de girasol.
  • Flavonoides: La quercitina (el ajo, la cebolla, la manzana, la col, la pera, las espinacas, etc.). Genisteína (la soja). Curcumina (la cúrcuma). Polifenoles del té verde
  • Cobre: Potencia el sistema inmunológico. Necesario para el crecimiento de los niños. Podemos encontrarlo en los frutos secos (avellanas) y legumbres (soja).
  • Zinc.
  • Selenio.