56.- BENEFICIOS DE LOS AMARGOS.

Los principios amargos estimulan el apetito al actuar sobre el hipotálamo y aumentar los movimientos y secreciones estomacales. Estas propiedades resultan muy útiles para aquellas personas que se encuentran desnutridas o débiles, porque generalmente tienen muy poca hambre, como por ejemplo, niños inapetentes, personas que salen de un periodo de convalecencia o personas con anorexia. 

Son importantes para el buen funcionamiento del hígado, porque estimulan esta parte de nuestro organismo, provocando un aumento en la producción de bilis y en la eliminación de la misma.

Un metabolismo más adecuado de los alimentos conlleva a que estos se aprovechen mejor y se eliminen más fácilmente, por lo que el cuerpo retiene menos grasa. El uso de principios amargos ayuda a eliminar calorías y favorece las dietas para perder peso. Por otra parte, los sabores amargos ayudan a saciar el hambre más fácilmente que otras sabores. Este es uno de los principales motivos, entre otros, por lo que se recomienda comer ensaladas con componentes amargos como entrante de la comida (lechuga, rúcula, diente de león, etc.).

Pero esta no es la única función de los preparados amargos. Se ha comprobado que este tipo de preparados favorecen la absorción del hierro, necesario para prevenir la aparición de anemia.

Los amargos también ayudan a metabolizar las vitaminas liposolubles, es decir aquellas que se disuelven en las grasas: vitamina A, vitamina E, vitamina D y vitamina K. Todo ello causa un mejor metabolismo general con un aprovechamiento más eficaz de los nutrientes, lo que ocasiona que el organismo se sienta mejor, con más fuerza y vigor.

Las preparaciones amargas tienen la función de alcalizar el organismo previniendo la acidificación. Recordemos algunas aspectos sobre la acidificación. La acidosis se debe fundamentalmente al papel que ejercen los hidratos de carbono simples en el metabolismo. El consumo de estos azúcares simples es lo que determina que el organismo se vuelva ácido con el correspondiente incremento de enfermedades.

¡CUIDADO CON LAS PERSONAS QUE SUFREN DE ACIDEZ ESTOMACAL!

Dado que los amargos aumentan la producción de ácidos estomacales, no resultan adecuados para aquellas personas que presentan un exceso de ácidos en el estómago. El uso de estos principios podría empeorar su acidez, gastritis o úlceras digestivas.

LISTA DE ALIMENTOS AMARGOS: Aceitunas sin curar. Achicoria. Acelgas. Alcachofas. Ajenjo. Azafrán. Berros. Brécol. Calabazas. Calabacines. Cardos. Cardo Mariano. Coles. Coles de Bruselas. Coliflores. Cúrcuma. Diente de león. Endibias. Espárragos. Genciana. Lechugas. Lúpulo. Marrubio. Melones. Pepinos. Regaliz. Rúcula. Hojas de ruibarbo. Tomates. Zumo o jugo de limón. Zumo de pomelo. Valeriana. 

Anuncios

55- EL COLÁGENO

El colágeno es la proteína más abundante en el cuerpo humano. Forma parte de la piel, de los tejidos que forman los órganos, de los ojos, los huesos, cartílagos, tendones y otras estructuras. 

El colágeno junto con el magnesio, fósforo, vitamina C, proteínas y calcio, es necesario para el mantenimiento de los huesos, articulaciones, tendones y ligamentos.

Son recomendables dietas ricas en proteínas cuando aparecen problemas de estas estructuras (fracturas, desgarros musculares o de ligamentos, artrosis, hernias, etc.).

Alimentos ricos en colágeno: Son los que nos aportan proteínas de origen animal y de aspecto gelatinoso, como por ejemplo, las manitas de cerdo, el caldo de carne o de pescado con huesos y con larga cocción, y las gelatinas con cola de pescado.

Cuando no se toman suficientes alimentos como los anteriormente mencionados, se debe tomar colágeno a través de los suplementos de colágeno hidrolizado, que es la forma más asimilable. Estos suplementos pueden estar combinados con ácido hialurónico o con magnesio.

La carne animal, es decir, la parte muscular de los animales, tiene colágeno, aunque su contenido no es tan elevado, ni su colágeno es tan asimilable, como los productos que hemos mencionado anteriormente. Para obtener el máximo colágeno de la carne o del pescado, se recomienda realizar caldos de cocción larga, con los huesos o espinas de estos animales. El colágeno se desprende en el caldo con la cocción cuando la temperatura es elevada y el tiempo es suficiente.

No es necesario comer carne para obtener colágeno, porque un organismo sano en condiciones normales es capaz de producir su propio colágeno cuando se proporcionan todos los nutrientes necesarios en la dieta. Son necesarios niveles óptimos de calcio, vitamina D, ácidos grasos esenciales, vitamina A, vitamina B, vitamina E y antioxidantes para el mantenimiento y la formación de la huesos, articulaciones y de la piel.

El colágeno no se encuentra en las frutas y verduras, aparte de no ser, estos productos buena fuente de proteína.

Los factores oxidantes aceleran la degradación del colágeno. Estos factores se deben evitar para tener mejor salud de la piel, tejidos, de la vista y de los huesos y articulaciones (Tabaco. Contaminación. Estrés. Tomar el sol en exceso o quemaduras en la piel. Algunos medicamentos, como los anticonceptivos).

Tipos de suplementos de colágeno: Colágeno marino (procedente del pescado. Colágeno hidrolizado (procedencia animal). Cartílago de tiburón (procedente de la aleta de tiburón. En todos los casos se trata de colágeno hidrolizado, y sólo se diferencian por su procedencia.

¿Para qué se utilizan los suplementos de colágeno hidrolizado?: Artritis. Osteoporosis. Piel firme. Esguinces, desgarros musculares o de ligamentos. Mala circulación. Caída del cabello. Uñas frágiles.

Contraindicaciones del colágeno: Fenilcetonúria (enfermedad congénita que conlleva problemas en el metabolismo de las proteínas, específicamente del aminoácido fenilalanina). Dietas que deban restringir la dosis de proteínas, tales como insuficiencia renal crónica o insuficiencia hepática. Dietas vegetarianas.

54.- ANTIBIÓTICOS NATURALES

Los antibióticos naturales son aquellos remedios procedentes del mundo vegetal que son capaces de inhibir el crecimiento de microorganismos o de eliminarlos.

– Respetan los microorganismos beneficiosos para el organismo, por ejemplo, aquellos que son necesarios en la flora intestinal.

– Son más seguros para la salud. El uso de plantas medicinales presenta menor riesgo de reacciones adversas graves, siempre que se utilicen adecuadamente. 

– Otra gran ventaja que tiene el uso de plantas como antibióticos naturales, es que no producen resistencia a los antibióticos, un problema que ocurre por el uso desproporcionado de estos fármacos, y que es causante de muchas infecciones recurrentes. 

¿Cuándo se debe usar medicamentos antibióticos?

Fiebre alta de más de 38º C. Dolor, malestar, que no mejora o que empeora. Retortijones intestinales dolorosos, diarrea de más de 3 días. Haber estado en contacto con algún patógeno en el último mes (por ejemplo, un viaje a un país extranjero). Tos que se cronifica (especialmente en niños). Heridas infectadas, malolientes, con pus o secreciones.

Plantas medicinales con propiedades antibióticas: Romero. Tomillo. Canela. Jengibre. Ajo. Cebolla. Orégano. Hinojo. Menta. Pimienta. Anís. Salvia. Llantén. Cardamomo. Melisa. Drosera. Tila. Lima. Guayaba. Lúpulo. Camomila o manzanilla amarga. Cúrcuma. Cardo Mariano. Uña de gato. Reishi, shiitake y maitake (hongos japoneses). 

Alimentos con propiedades antibióticas: Setas medicinales. Chirivía. Arándanos. Guanábana. 

53.- LA STEVIA

La stevia no contiene azúcar. Aunque contiene sacarosa, la proporción de ese edulcorante es bajísima.

La stevia es un edulcorante apto para diabéticos. Está libre de calorías, permitiendo reducir el contenido calórico de los productos dulces; por ello es muy adecuado en dietas para adelgazar, prevención de la obesidad y otra serie de anomalías relacionadas con la misma, como la hipertensión, colesterol o triglicéridos.

Un buen remedio para quitar el ansia de comer.

Tipos de edulcorantes con stevia: En polvo. En forma de liquido.

La stevia para uso interno: Diabetes. Hipertensión. Indigestión. Estreñimiento. Enfermedades de la boca y los dientes. Infecciones intestinales. 

La stevia para uso externo: Eccemas. Manchas en la piel. Seborrea. Acné. Caspa.

La stevia como edulcorante se ha investigado durante más de 25 años y ha sido aprobada como ingrediente seguro por distintos laboratorios independientes. El Comité conjunto de expertos de la FAO/OMS (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura / Organización Mundial de la Salud) han concluido que la stevia es un aditivo alimentario seguro para la salud. Su consumo diario admisible se ha determinado en 4 mg/kg. 

Contraindicaciones: Diabetes. Hipotensión o tensión arterial baja. 

No se han realizado estudios sobre el uso de la stevia durante el embarazo. Se recomienda consultar con el médico antes de tomarla. En caso de tomar este edulcorante, se recomienda hacerlo en dosis bajas, y no superar la dosis diaria recomendada. 

EL NOMBRE COMERCIAL DEL EDULCORANTE DE STEVIA EN EUROPA ES GLICÓSIDO DE ESTEVIOL (E-960).